15 de junio de 2007


Su mano lentamente, lentamente por mi espalda...suaaaaave....
y yo tan "tembleroansiosa",
Esos segundos de la primera vez, que bien podrian ser eternos.
Te veia por el reflejo de la ventana,
las luces de la calle que alumbraban la lluvia,
escuchaba gotas, y bebia lujuria de tu boca.
Era todo lo que deseaba en ese momento, no habia más,
no habia nada que lo pudiera igualar, o que esperara con mas ancias.
Pense que era todo lo que necesitaba para estar bien.
Recibí ese abrazo tuyo, apretado, deseoso...
lo disfrute, te disfrute.
Porque no puedo guardar fotografias con aroma?
porque no pueden quedar eternamente en la memoria
sin que se vayan desvaneciendo??
Porque no te quedaste a mi lado?
Porque no luchaste un poco más, solo un poco más.
Si tan solo,si tan solo pudiera cerrar mi ojos y mentirme,
diciendo que será como quiero.
Pero ni los aromas, ni tu mano por mi espalda,
hay cosas que no se repiten verdad?
hay cosas que se pierden y no se vuelven a recuperar...
Y ya no queda nada mas que hacer,
que esperar a que cada lluvia,
le vuelva a traer el aroma mi mente,
vuelva a traer la cancion,
el calor de la leña,
la humedad de Concepción.


Y yo todavia no cumplo mi deseo...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que mirada tan dulce tienes, es digna de un ángel tan bello como vos!
jfrancisco70@hotmail.com

Malaquías dijo...

A ver, la gracia de que las cosas pasen sólo una vez, es justamente esa. No lo lamente tanto, que si hubiera un rewind para las estrellas fugaces, los poetas no la tomarían tan en serio.

Un abrazo, y un placer,

M.

Shenita dijo...

Que lindo malaquias,
se agradece!